8 Secretos para un buen uso de tipografía

La tipografía, como ya he comentado varias veces, es una parte muy importante y que puede convertir tu trabajo en una auténtica delicia si sabes cómo hacerlo o arruinarlo por completo si no se usa correctamente.

No es fácil trabajar bien la tipografía, por eso te voy a ayudar con 8 consejos básicos.

Si sigues cada uno de estos seguro que logras composiciones de escándalo!

1. Entender la clasificación de las tipografías

Las tipografías se dividen en cuatro clases básicas según la forma de la letra y sus componentes. Puedes verlo claramente con el ejemplo de la M.

Estas son las madres, a partir de aquí se nacen el resto.

Además de estas, podríamos añadir la tipografía script o de fantasía, mucho más desenfadado, por lo que no entraría dentro.

Así que lo primero de todo será escoger la tipografía o tipografías que queremos usar.

2. Las famílias tipográficas

Una vez tienes una tipografía seleccionada, es importante ver qué familia la compone.

Una familia tipográfica es el conjunto de tipografías que la componen basadas en la misma, variando el grosor y la anchura, pero manteniendo las mismas características.

Neutra Text es un claro ejemplo de tipografía con muchas familias. Dispone de todas las variaciones posibles.

Cuanta más familia tiene una tipografía, más versátil es y mejores resultados puedes conseguir.

3. Escoger una tipografía legible

A la hora de escoger la tipografía que vamos a utilizar tenemos que tener en cuenta que ésta sea legible. Y que se lea independientemente del tamaño en que se muestre.

Por eso, a veces, es mejor optar a alguna muy sencilla, cuánto más sencilla menos recargada y más fácil es su lectura. 

Aquí tienes un claro ejemplo, con una tipografía sin serif y una tipografía más fantasía. ¿Cuál de ellos prefieres leer?

4. El significado si importa

Tienes que tener en cuenta dónde va a ir esta tipografía y qué va a transmitir.

No es lo mismo una web de marketing que una web de flores. Cada una tendrá una tipografía que aporte significado y apoyo a la marca. 

Por ejemplo, no es lo mismo escribir rock de forma suave y en cursiva, que en negrita, mayúscula y contundente, verdad? ¿Cuál te transmite más rock de verdad?

5. El contraste es éxito asegurado

Aquí aplicamos la regla básica: mantenerlo todo igual o cambiarlo mucho.

Es decir, si utilizamos una tipografía serif para el título o una bold grande, usa totalmente lo contrario para el resto de texto. Aporta fuerza y estabilidad.

Si usaras dos tipografías similares, el lector podría dudar si son iguales o diferentes y no debemos distraerle con este asunto, te interesa ponérselo fácil y que vea un contraste de primeras.

6. La importancia del color

¿Cuantas veces me habrá costado leer un texto por estar escrito sobre fondo gris o azul, e incluso negro?

Debería ser obligatorio el fondo blanco o muy clarito para una perfecta lectura, o prohibir el negro como fondo para un texto largo.

En este ejemplo espero que lo veas claro y no vuelvas a usar un color oscuro para el fondo, que nos conocemos 😉

7. El espaciado bien hecho

Sé que a veces tocas el interlineado entre frases o párrafos y el espaciado entre letras y palabras. Pero mejor no lo toques si no sabes cual es la forma correcta.

Nunca debes quitar el espaciado entre palabras, parece obvio, pero lo he visto muchas veces y queda una mancha así de la qué es imposible descifrar algo.

También lo he visto alguna vez cuando hay falta de espacio.

Para el interlineado lo mismo, lo mínimo es siempre dos píxeles por encima del tamaño de la tipografía. Es decir, si tienes la tipografía a 12px, el interlineado tiene que ser de un mínimo de 14 píxeles.

8. La jerarquía, todo tiene su sitio

Un título tiene que tener el tamaño de un título y un texto de un texto. No puede ser que lo primero que destaque de una composición tipográfica sea lo menos importante.

Puedes jugar con el tamaño, el grosor y la posición, pero prioriza y ordena. 

El título siempre debe ser del mayor o del mismo tamaño que el texto y no al revés, sino la composición perderá toda su gracia.

Hasta aquí mis 8 consejos tipográficos, empieza a aplicarlos y cuéntame si mejora el resultado! Sigue los pasos y obtendrás los resultados que estabas buscando 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *